En estos caminos electrónicos viaja la rebeldía
que sueña y sueña ...
Y cuando el sueño es de muchos y se sueña juntos... es REALIDAD.
fragmento: declaración de principios de ALIA*

lunes, abril 08, 2013

Hipótesis de Trabajo: ¿Existe una rara epidemia de enfermedades que ataca a Presidentes y personalidades latino americanas?


2ª entrega:
Una hipótesis: Chávez fue asesinado por la CIA

Artículos de Opinión | Percy Francisco Alvarado Godoy | 07-04-2013 |        


El desarrollo acelerado de las tecnologías vinculadas a la guerra ha tenido un auge acelerado en las últimas décadas, como resultado de cuantiosas sumas de capital dentro de los Complejos Militares Industriales y Centros de Investigación, particularmente en los Estados Unidos. 
De tal forma, el empleo de armas biológicas a escala global dejó de ser hipotético ultimátum para convertirse en una amenaza real y preocupante.

La Humanidad actual olvida, por ignorancia o a sabiendas, los peligros que ella misma genera mediante la guerra biológica o el bioterrorismo, según quiera identificársele. 
Empero, el uso irracional de microorganismos patógenos, toxinas o sustancias dañinas contra la población o personas, con el objetivo de generar enfermedad, muerte, pánico y terror, es un reto actual cada vez más urgente. 
El peligro se hace mayor cuando esta actividad se desarrolla en las sombras, fuera de la censura pública, por agencias gubernamentales que cuentan con elevados presupuestos, falta de escrúpulos y luz verde por parte de sus gobiernos. La CIA, el Pentágono y el Mossad son, hoy por hoy, elocuentes ejemplos de ese desprecio de la ética humanista.

Sin embargo, la guerra biológica no es nueva. Data de la antigüedad y desde que algunos hombres miraron a sus congéneres con odios animales y la cordura les cegó el alma, les despobló el corazón de la nobleza y la ética, haciéndolos seres inescrupulosos en la búsqueda de una pronta victoria.

Muchos ejemplos abundan. La propia conquista del Nuevo Mundo por las naciones europeas fue, de hecho, una forma de guerra biológica, en cuanto diezmó a miles de indígenas con agentes infecciosos como la viruela.
Como ejemplo, el siguiente: “gracias a la epidemia de viruela entre los soldados del Imperio Inca, Francisco Pizarro, con sólo pocos soldados, fue capaz de derrotar al ejército de 80 000 soldados de Atahualpa (siglo V).”

Adolf Hitler, durante la Segunda Guerra Mundial, también empleó criminalmente este tipo de armas de destrucción masiva.
“Durante la Segunda Guerra Mundial prisioneros en campos de concentración Nazis fueron expuestos a Ricketsia prowazekii, al virus de la hepatitis A y Plasmodium spp, con el objetivo de crear sulfonamidas y vacunas contra estas infecciones. 
Sin embargo, no existe evidencia alguna de que estos experimentos fueron llevados a cabo para la creación de armas biológicas por parte del Gobierno de Adolf Hitler.”

No obstante, a pesar del detestable uso de este tipo de arma a lo largo de la historia, han sido los Estados Unidos quienes han hecho un uso más demencial de la misma.
(sigue en próxima entrega)

1 comentario:

  1. Gloria Estragò8:46 p.m.

    Particularmente los portugueses, durante la Colonia, dejaban sobre los arboles o arbustos las ropas de los que morian por sifilis, viruela, etc. Los indios en su ingenua curiosidad se las ponian y asì se infectaban. Es decir, propiciaban una conciente y efectiva guerra bacteriologica.murieron asì, por enfermedad y guerra mas de 70 millones de indigenas en America.

    ResponderEliminar

Los comentarios deberán se acompañados por el nombre y e-mail del autor.-